El neurocirujano Eben Alexander asegura que el cielo existe

EL NEUROCIRUJANO EBEN ALEXANDER ASEGURA QUE EL CIELO EXISTE.

La experiencia tras un coma del neurocirujano Eben Alexander, sorprendente portada de la revista estadounidense
El médico que vio la luz se confiesa en «Newsweek»: «El cielo existe»

neurocirujano el cielo existe

¿Qué hay después de esta vida? ¿Existe el cielo? Un médico estadounidense, ex profesor de la Universidad de Harvard y neurocirujano para más inri, está convencido de haber hallado la respuesta: “El cielo existe”.
A los testimonios de enfermos en coma que han visto la luz al final del túnel y han vuelto a la vida se ha unido ahora uno muy especial, el del exitoso neurocirujano estadounidense Eben Alexander, que ha protagonizado una sorprendente portada de la revista “Newsweek” con un titular de lo más llamativo: “El cielo es real”.La experiencia vital de Alexander pasa, como en tantos otros casos, por un coma, una habitación de hospital y una vida a punto de apagarse. Después, un túnel, una luz brillante a su término, un “lugar maravilloso” y placentero y, de vuelta, muchas ganas de contarlo. En esta ocasión, el paciente lo ha hecho en la portada de “Newsweek” y lo hará en su próximo libro, titulado “Prueba del Cielo”.La experiencia cercana a la muerte del doctor Alexander, que confiesa que era escéptico ante la existencia de otra vida, se produjo después de que una meningitis le provocara en 2008 un coma en el que permaneció una semana. Durante este tiempo –asegura- vivió en un “lugar sorprendente” que a duras penas consigue describir, pero que le dejó una sensación de paz y tranquilidad que intenta ahora relatar.“Te enseñaremos muchas cosas, pero ahora debes volver”Alexander asegura que está en condiciones de resolver el debate de si existe o no existe Dios, tan trascendente y, a la vez, tan actual con aportaciones como la del científico Stephen Hawking, quien el pasado año proclamó que Dios no está detrás de la creación del universo.¿Cómo es el cielo? Alexander asegura que es un lugar “más allá de las nubes” en el que hay unas “formas superiores distintas a todo lo conocido en este planeta”. Y más aún: hay agradables sonidos que son la expresión de la alegría y que se “palpan” en la piel, que están en el ambiente y transmiten felicidad.Alexander asegura además haberse encontrado con “millones de mariposas” y que en su viaje estuvo acompañado la mayor parte del tiempo por una mujer joven y bella de “cabello marrón, grandes pómulos y profundos ojos azules” que con voz dulce le transmitió un mensaje. O más concretamente, lo hizo con un tipo de comunicación distinto al de las palabras.“La mujer me habló, o mejor dicho, condujo su esencia conceptual hacia mí sin usar las palabras y me reveló: eres amado y deseado por siempre, no tienes nada que temer. Nada va a salir mal. Te enseñaremos muchas cosas aquí, pero ahora debes volver”, explica Alexander.